miércoles, 16 de febrero de 2011

Nada es lo que parece


Dark Divine me llegó gracias a Ediciones B y al cual le tenía ganas, pues me inquietaba mucho saber que se escondía detrás de esa preciosa portada.

Dark Divine está narrado en primera persona por Gracie Divine, hija del pastor local y la cual, por decirlo así de claro, no se entera de la misa la media.

Poco a poco, y gracias a Daniel, se va enterando de todo lo que pasó ese fatídico día en el que su hermano llegó a casa ensangrentado y su amigo de la infancia desapareció.

La novela me ha gustado mucho hay muy buenos momentos de amor aunque no empalagosos, muy buena narración y una idea que. aunque no sea original, tiene unos antecedentes que me han gustado.

Pero, siempre hay un pero, la historia me ha parecido predecible en cuanto al hermano de Gracie se refiere, no diré más porque no quiero spoilear, pero los que ya lo hayáis leído me entenderéis, además opino que podía quedar una preciosa historia de un solo libro pero tal y como quedó el final es imprescindible el segundo.

Solo al advierto que es más de lo mismo, y aunque es bueno, más de lo mismo.

Le doy 4 kokeshis:

PhotobucketPhotobucketPhotobucketPhotobucket


Ahora os dejo, como siempre, la ficha del libro:

Título: Dark Divine

Autora: Bree Despain

Páginas: 320

Formato: Tapa blanda

PVP: 15.00 €

Sinopsis:

Grace Divine, hija del pastor local, siempre supo que algo terrible había sucedido la noche que Daniel Kalbi desapareció y su hermano Jude llegó a casa cubierto de su propia sangre. Ahora que Daniel ha vuelto, Grace debe elegir entre su creciente atracción hacia él y la lealtad a su hermano. A medida que Grace se acerque a Daniel, conocerá la verdad sobre aquella misteriosa noche y descubrirá que debe salvar a quienes ama, incluso a costa de su bien más preciado: su alma.

Espero que os haya gustado la reseña, deseo con ansia la segunda parte.

Dama Lectora.

2 comentarios:

mariajo dijo...

ey, pues no me sonaba nada este libro... parece interesante, le charé un ojo ^^

Tabuyo dijo...

Sí que se han puesto de moda las sagas juveniles.
Pero yo de momento no he caído en sus redes.

Saludos.