domingo, 20 de junio de 2010

Habemus ganador

¿Os acordáis de esta foto?


Pues al fin hemos conseguido al ganador, después de mucho deliverar de leer y leer las cartas hasta la saciedad, después de tener a dos igualadas, después de tener que decidir cual de las dos era la mejor, después de todo eso, habemus ganador.

Y si, es ganador porque era el único participante masculino del concurso.

Y si más dilación el ganador es:

Wissper



El libro te lo enviaré el lunes, si me es posible.

Y ahora para que todos leáis la carta la voy a poner aquí.


Ahora, abre la puerta


Por fin he descubierto la manera de poder enviarte una carta sin que pase por el censor; en todas las demás cartas que recibiste hace tiempo no podía explicarte ni relatarte lo que me pasaba aquí. Sólo podía decirte que estaba bien, que no te preocuparas y todas esas patrañas inútiles. ¡Si supieras el sufrimiento que hay en este lugar! La gente muere de hambre a diario, además de que nuestras horas de sueño son escasas, tenemos que trabajar muy duro para no recibir castigos. No sé si podré aguantar mucho más, muchas de mis amigas han sucumbido y se han suicidado, pero unas pocas resistimos y esperamos el momento en que todo esto acabe.

Sé que vendrás, con mucha más gente e intentaréis vencerlos y salvarnos, pero sé que no lo conseguiréis y os matarán a todos, te ruego que no vengas. Conseguiste escapar milagrosamente de este infierno, y no deseo que haya sido en vano, quiero que vivas, que aproveches tus momentos de libertad, sé que me amas, y yo te correspondo el mismo amor. Si cuando recibas esta carta estás todavía en casa, no te atrevas a venir…

No pensarás que te decía eso de verdad, deseo que vengas, que los mates a todos y que por fin pueda ser libre, porque ellos son malvados, no sé si antes lo eran, pero ahora lo son y horriblemente crueles. Temo por tu vida y por la de todo el mundo, incluso por la de los que ahora están a salvo, si consiguen vencer, se acabará la felicidad.

Cuando me apresaron tú estabas conmigo, y cuando me dejaste, empecé a sentirme mal, y mis compañeras temían que me mataran por que parecía muy enferma. Sólo era el sufrimiento por haberme quedado sola, sin ti, que siempre estabas a mi lado. A las dos semanas mis amigas me contaron que los hombres se habían revelado y habían caído casi todos. Perdí el apetito, noté que cada vez tenía menos fuerzas para moverme…

En lo que a mí me parecía el sufrimiento eterno de sospechar la posibilidad de que estuvieras muerto, mis amigas se afanaban en descubrir los nombres de los hombres que aún vivían. Encontraron la respuesta a la pregunta que me carcomía: tú seguías vivo. Después de conocer la verdad empecé a recuperar las ganas por vivir, y la esperanza de que volviéramos a unirnos.

Eliminaron a los débiles, a los mayores y a los más pequeños, no les resultaban útiles. Puede que hayas oído que no son más que rumores, pero utilizaban esos métodos horribles que ponen los pelos de punta. Intentaré seguir con la carta en otro momento, no quiero que me descubran, porque no deseo acabar como ellos…

***

Quiero que sepas que desde que escribí lo anterior han pasado tres días, y las cosas han cambiado mucho, se rumorea que nos van a liberar, pero no estoy tan segura, es la primera vez que oigo algo bueno, si fuera verdad no lo sabríamos…

***

He perdido la única manera que tenía de poder enviarte esta carta, han descubierto a las personas que las mandaban y nos traían las respuestas. Es posible que nunca recibas esta carta, pero seguiré escribiendo, porque quiero que conozcas todo lo que me ha pasado. Espero poder darte la carta en persona, porque sé que no habrá otra manera.

***

Parece ser que los malvados nos han estado trasladando a otra prisión, eso es lo que quiero creer, mis compañeras piensan que nos llevan de camino a la libertad, si yo pensara como ellas, estaría más indefensa, me confiaría y… sé que tendría menos oportunidades de sobrevivir.

Estaba en lo cierto, nuestro destino era otra prisión, en la que nos torturarían y nos matarían a trabajar, pero, si nos hubieran llevado a esa prisión, no podría haber continuado escribiendo esto. Nos trasladaban en un tren de carga en condiciones inhumanas, en el que murieron muchas. Cuando, a los tres días y dos noches de marcha, el tren paró, parece ser que nos rescataron, por que cuando desperté del estado de inconsciencia que sufría, nos encontrábamos en campo abierto y todas vitoreaban, celebrando nuestra libertad.

Habían venido a rescatarnos y los malvados habían perdido. Y lo mejor de todo era que yo sabía que tú seguías vivo.

Terminé de escribir esta carta en un lugar cerca de nuestra casa, a la que me acerqué con paso lento, disfrutando del aroma de nuestro jardín, llegué a la puerta e introduje esta carta por el buzón, esperando, ansiosa, verte de nuevo.

Ahora, abre la puerta.



Anastadja


Espero que os haya gustado, gracias a todos los participantes y espero poder hacer pronto otro concurso.

Dama Lectora.

6 comentarios:

Natalia dijo...

Muchas felicidadeeees!!!

poy dijo...

Felicidades!

La carta es verdaderamente preciosa O_O

¡Un beso!

Anabel dijo...

Muchas felicidades ;D

Mina dijo...

Una carta preciosa u.u
Felicidadesss!

Wissper dijo...

Aaah! Qué felicidad! Muchas gracias!

Soycazadoradesombrasylibros dijo...

muchas felicidadessss